lunes, 19 de noviembre de 2012

La problemática de desahucios induce al gobierno a pegarle un tiro a la economía.



Escuece el incremento de los procesos de desahucio: a nadie le gusta ver como familias corrientes se quedan en la calle, sobre todo si de vez en cuando va asociado con el suicidio de alguien. Pocas personas podrán escapar del aura espesa de desaliento que se ha extendido por toda España, donde nadie puede ver pasar un día sin escuchar la palabra crisis; y perder el trabajo, la vivienda, o la salud ya no es algo que le pase a gente que nunca conoces. El fantasma de la miseria ya se agarra a todos y es difícil hablar de economía sin alterarse. Es aquí donde cuesta intervenir en la economía sin, en términos claros, joderla profundamente.

Y es que el problema de legislar en caliente en términos macroeconómicos es que a veces nos centramos solo en una parte de la economía sin ver el conjunto. STOP DESAHUCIOS es una corriente popular que quiere evitar que las personas que no pueden hacer frente a sus hipotecas paguen el perjuicio que ello supone. Es fácil simpatizar con ellos y todavía más dejarse arrastrar por las malas opciones económicas que plantean. Cuando alguien te muestra un problema a través de una desgracia ajena de manera tan visceral cuesta abordar su solución de una manera eficiente. Es difícil negar el bien concreto para garantizar el bien general: siempre se nota más la riqueza que se quita a la riqueza que no se permite crear, aunque la segunda sea abismalmente mayor (sobre todo si la prensa apuesta por vender a través de las pasiones bajas y no se esfuerza en explicar las cosas con claridad).

Y seamos sinceros, lo del gobierno se venía venir. Cuando te encuentras con un desastre económico de tal magnitud que apenas tienes formas de solucionarlo, y encima aquellas medidas que realizas solo empeoran la situación, es muy difícil no dejarse atrapar por las mareas populistas. Al gobierno del Partido Popular le faltaba fuerza e inteligencia para oponerse a la demanda social de una solución rápida e indolora del problema al precio que sea. 

Y en ello estamos: las primeras medidas para luchar contra el crecimiento de los desahucios es el establecimiento de una moratoria especial de dos años que paralizará el proceso en casos muy concretos de situaciones de indefensión (lo que seguro va a generar polémica cuando empiecen a salir aquellos casos  de gravedad parecida pero excluidos por los supuestos de la norma); y la creación de un fondo social de viviendas destinado a ofrecer alquiler con precios bajos a aquellos que hayan sido desahuciados.

Lo segundo solo parece una medida justa hasta que lo piensas un poco, y ya después toca horrorizarse. Este Fondo Social se va a dotar inicialmente con las viviendas procedentes del Banco Malo, por lo que la medida vamos a pagarla todos de nuestro bolsillo, y se va a destinar únicamente a aquellos ciudadanos que hayan perdido una vivienda que tuviera origen en contrato de hipoteca. Entonces, ¿qué pasa con todas las demás personas que necesitan una vivienda? 

Estamos hablando de aquellas personas responsables que no se arriesgaron con un contrato hipotecario que ponía en peligro su futuro, de todos aquellos que no contribuyeron directamente a la burbuja inmobiliaria y de todos los que nunca pudieron llegar a tener la oportunidad de aspirar a una hipoteca por no generar la renta suficiente. Estas son las personas que van a tener que pagar la fiestas, las que actuaron con mayor raciocinio económico, es a esos a  los que les toca pagarse una vivienda con precios sin subvencionar.

¿Y los estudiantes? Tenemos a toda una generación de jóvenes que se ha estado esforzando durante años, sobreformándose para los puestos a los que podían aspirar, que ahora se encuentran con que sólo les está reservado una serie de contratos basura precarios y la obligación de quedarse en la casa de sus padres eternamente. No me extraña que en este país se produzca una fuga de cerebros. España es un país ingrato.

Además de que no se está teniendo en cuenta otro efecto pernicioso: ¿como se determina que una hipoteca se deja de pagar de buena fe? Medidas como esta favorecerán la pérdida de interés por hacer frente a la deuda asociada a un inmueble, que puede llegar a perder tanto valor que saldrá a renta perderlo y acogerse a la ayuda estatal. Gran parte de la sociedad española cometió un grave error hipotecándose, pero para que la sociedad salga a delante necesitamos que lo soporten. Socializar la burbuja hipotecaria supondrá no sólo lanzar el mensaje claro de que más te vale dejarte llevar por las olas de optimismo estúpido, sino que condenará a la economía española a una recesión perpetua (una generación pagando los excesos de otra anterior).

Nos estamos cargando el país a base de posturas radicales profundamente antieconómicas. Se rescatan y se ayudan las estructuras bancarias sin que exista ninguna consecuencia legal o política sobre sus responsables, y se ayuda a todas las personas que alimentaron la burbuja económica a costa de quienes no lo hicieron. La lección es sencilla y contundente: no se esfuerce ni sea responsable; a grandes rasgos no le va a servir absolutamente para nada. 


Monsieur le Tupé.


4 comentarios:

  1. http://25.media.tumblr.com/tumblr_mcz617rSy01r38j04o1_500.gif

    ResponderEliminar
  2. Me sumo al comentario de Rai pero con temática fantasiosa, más acorde con el autor:

    http://www.soloimagen.net/public/gifs/arm.gif

    No obstante hay personas que por razones ajenas al estilo de vida albañilesco también han contraído grandes hipotecas sin comerlas ni beberlas. Puede que sea un 0,01% de los casos, pero si hay que sacar algo en positivo (que ya lo dejan bastante difícil) bien puede ser eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo tu argumento y es completamente cierto, es innegable que esa medida le va a venir bien a gente que se lo merece. Pero es como he dicho: "siempre se nota más la riqueza que se quita a la riqueza que no se permite crear, aunque la segunda sea abismalmente mayor".

      Es que tienes a una persona que estaba en un puesto razonablemente fijo con una hipoteca coherente, y claro, se te parte el corazón verle quedarse sin nada. Pero es que para ayudar a que esa persona mantenga su riqueza vas a tener que ayudar a quien no se lo merece, y no ayudar a quien si. Tiende a no compensar.

      Pero vamos, si, es lo positivo que podemos sacar.

      Posdata: Vuestro ánimo en forma de gifs merece una celebración.

      http://media.beta.photobucket.com/user/Keed08/media/Animated%20forum%20Avatars/World-of-Warcraft-world-of-warcr-1.gif.html?filters[term]=world%20of%20warcraft%20animated&filters[primary]=images&o=2

      Eliminar

Comparte este post

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...